martes, julio 15, 2008

Pobrecito nuestro diosito


Pobrecito el padre nuestro. Sentado en su trono del cielo। Solo y viejito।Diosito miralotodo। Contador de faltas y pecados। Tienen suerte los dioses orientales. Shivá está más allá de toda descripción. Pero como falo tiene al monte Kailash, ubicado al lado del lago Mana Sarovar, que es precisamente: la vulva de su esposa Parvati। Una diosa y un dios se aman en el Tibet. Se acercan. Se rozan. Se desean. Que manera esta de dar ejemplo. Sexo de dioses sin temores.Sin tener que pedir disculpas.

1 comentario:

Pandodasa dijo...

Es interesante que en la tradición Védica frecuentemente la Divinidad se manifiesta como una pareja:Shiva y Durga;Krishna y Rhada etc.como dos aspectos de una misma divinidad: Dios no puede carecer de lo masculino ni de lo femenino.Dios es una pareja:por eso mismo se dice que es "autosatisfecho"...Desde ya que lo sexual no es tabú en la cultura Indú como lo es en la occidental, pero no por ello dejan de denigrar a la mujer, de la cual se dice que "no es digna de confianza"-Saludos.Fernando